Hay dos tendencias ante las cuales las instituciones no pueden ser indiferentes:

 

Responsabilidad Ecológica y Responsabilidad Cultural = Responsabilidad Social.

 

Grandes líderes empresariales y gubernamentales han apostado por la cultura para sensibilizar a sus mercados. Con ello, han decidido apoyar al arte contemporáneo, viendo resultados casi inmediatos en la amplificación de los mismos; logrando un mensaje menos agresivo para públicos más sensibles, obteniendo así,  efectividad publicitaria e incidencia y claridad de sus mensajes.